Síguenos en:

Zambullidas y saltos

Nota muy importante

Debido a la peligrosidad que conlleva realizar saltos y zambullidas en el agua, i-Natación recomienda la supervisión de un profesional que controle y asesore en la práctica de los ejercicios que a continuación se van a explicar.

Nos gustaría que con estas palabras nadie pasara por alto el hecho que la práctica de esta actividad de forma irresponsable puede producir accidentes muy graves y consecuencias irreversibles de por vida. Por este motivo, vamos a numerar algunas de las medidas y normas a tomar como medio de precaución en una piscina, un río, un lago, el mar, etc:

  • Nunca te lances al agua sin conocer su profundidad y los posibles obstáculos que no puedan verse. La profundidad mínima en una piscina será de 1´8 metros. En este punto hay que señalar que es obligatorio (al menos en España) indicar la profundidad de la piscina al borde de la pileta con pintura resistente al agua. También deberían figurar carteles de «prohibido saltar» en zonas donde la profundidad sea inferior a 1´5 metros.
  • Antes de saltar, comprueba que la zona está despejada de usuarios y obstáculos.
  • Siempre que saltes de cabeza deberás hacerlo con los brazos extendidos delante de la cabeza.
  • No utilizar gafas de buceo sin cristales de seguridad.
  • No te hagas el valiente ni intentes impresionar a los demás.
  • Para iniciarte en los saltos antes deberá tener unos conocimientos mínimos sobre familiarización, desplazamientos en el agua y buceo. Esto quiere decir que antes deberías aprender a nadar y sentirte cómodo en profundidades de 1´8 metros.
  • Nunca saltar en ríos, lagos, pantanos, mar, etc., ya que la mayoría de las veces, en estas situaciones, no es posible ver la profundidad por tratarse de agua turbia.

Para realizar estos ejercicios es muy importante que el alumno sea capaz de ejecutar con soltura y seguridad pequeños desplazamientos en el agua, tanto en la superficie como buceando, apneas, giros bajo el agua, etc. El indicador del «nivel» es relativo, todo depende del nivel de la persona que vaya a realizar el ejercicio.

Reglas básicas

Antes de comenzar con los ejercicios te explicamos otras normas, complementarias a las anteriores, que debes conocer para practicar las zambullidas.

saltos-1

Para evitar golpes en la cara o en el pecho contra el agua se debe entrar en y deslizarse dentro del agua siempre con los brazos extendidos delante de la cabeza, no sin antes mirar hacia donde voy.

Por otro lado, siempre que se salte desde fuera del agua, se deberá agarrar el borde con los dedos de los pies como se indica en la imagen. Esto evitará que al saltar hacia adelante, nuestros pies resbalen y nos golpeemos.

Ejercicio: Salto en posición sentado con brazos estirados al frente

saltos-2

Descripción del ejercicio: Familiarización con las zambullidas. Progresión del salto de cabeza.

  • Posición inicial: Sentado al borde de la piscina con las rodillas juntas y los pies tocando la pared.
    Cuerpo inclinado hacia adelante con la cabeza agachada entre los brazos extendidos y apuntando hacia el agua.
  • Entrada en el agua: En la posición descrita intenta tocar el agua con la punta de los dedos, hasta que pierdas el equilibrio y se introduzcas en el agua.
    Levanta las caderas e, inclinándote aún más, te dejarás caer hacia adelante. Lo primero que tocará el agua será la punta de los dedos, después las manos, los brazos y la cabeza. En el momento que entren los brazos deberás estirar tus piernas.
  • Deslizamiento y salida a la superficie: Lo último que debe entrar en el agua son las piernas y los pies.
    Intenta que las piernas estén lo mas estiradas posible.
    Una vez que todo el cuerpo está sumergido nos dirigiremos a la superficie con los brazos estirados.

Observaciones:

  • Siempre debes mirar al agua antes de zambullirte y ver el lugar donde vas a entrar en el agua. Después de mirar vuelve a poner la cabeza entre los brazos.
  • Si no estiras tu cuerpo en el momento de entrar en el agua, es muy probable que, al estar tronco y piernas agrupadas, realices una voltereta en el agua.
  • Procura no hundirte demasiado.

Ejercicio: Salto desde la posición de rodillas

saltos-3

Descripción del ejercicio: Progresión del salto de cabeza.

  • Posición de partida: En el borde de la piscina. Agachado con una rodilla en el suelo y la otra pierna levantada cuyo pie estará adelantado y justo al borde de la piscina. Este pie deberá asirse con los dedos al borde para evitar un posible resbalón.
    Los brazos estirados hacia adelante y apuntando con las manos al agua.
  • Entrada en el agua: Con la cabeza entre los brazos y las manos apuntando al centro del aro, nos inclinamos hacia el agua levantando las caderas y la pierna cuya rodilla está en el suelo. Intentaremos «entrar por el aro».
  • Salida a la superficie: Habrá que intentar dirigirse hacia el fondo de la piscina. Al entrar en el agua estiramos las piernas y volvemos a la superficie con los brazos extendidos.

Observaciones:

  • Si en el punto «B» (en el momento de entra en el agua) no estiramos las pierna y el tronco el cuerpo tenderá a seguir girando y lo único que conseguiremos será dar una voltereta debajo del agua.
  • Se recomienda realizar el ejercicio sobre un tapiz blando de espuma para evitar posibles rozaduras con el borde de la piscina. En su defecto, puedes ponerte de rodillas sobre una o varias tabla de natación.

Variantes:

  • Realiza el mismo ejercicio entrando en el agua a través de un aro que flote en la superficie.

Ejercicio: Salto desde la posición con una rodilla en suelo

saltos-4

Descripción del ejercicio: Progresión del salto de cabeza.

  • Posición inicial: Una rodilla en el suelo y la otra levantada. Brazos estirados al frente, apuntando al agua, y cabeza entre ellos.
  • Eleva las caderas y los glúteos como su fueras a ponerte de pie. El movimiento es hacia arriba y hacia adelante. Mira la superficie del agua y mientras te dejas caer hacia adelante vuelve a «esconder» la cabeza entre los brazos.
  • Los primero que toca el agua son la punta de los dedos, luego el antebrazo, los brazos, la cabeza y el resto del cuerpo.

Observaciones:

  • Siempre se entra en el agua con la cabeza «escondida» entre los brazos. Justo ante de lanzarte al agua, debes mirar el lugar por donde vas a entrar en el agua.
  • Imagina que solo puedes entrar al agua a través de un agujero. Para experimentar esto puede colocar en el agua una aro que flote en la superficie y entrar por él sin tocarlo. Este aro puede ser imaginario o real, en este caso asegúrate que tu cuerpo entra con facilidad por él. «Entrando por el aro» conseguirás que tu cuerpo entre en el agua correctamente: Todo el cuerpo entra por el mismo punto, empezando por las manos y terminando por los pies.

Variantes:

  • Realiza el mismo ejercicio pero en la posición inicial adopta la posición «en cuclillas» (con las piernas completamente flexionadas, como si se estuviera sentado en el suelo pero apoyándose no en él sino en los talones).
  • Experimenta con las rodillas flexionadas en diferentes grados.

Fuente: i-natacion.com

Menú Principal