Síguenos en:

¿Por qué el estilo a mariposa es el más difícil de aprender?

El estilo a mariposa es, sin lugar a dudas, el más complicado dentro de las diferentes modalidades de nado que existen. Su elevado nivel de complejidad es el motivo por el que supone un reto para los fanáticos de este deporte, por lo que hoy dedicaremos este post a contarte los atractivos de este estilo deportivo.

Popularizado por estrellas de la natación como Michael Phelps, muchos expertos señalan que intentar nadar a mariposa es un punto de inflexión que separa a los auténticos nadadores de los meros aficionados. Cabe señalar que además, se trata del estilo más recomendado a la hora de quemar calorías, puesto que obliga a las personas a trabajar una cantidad similar de músculos que el crol, pero con una mayor exigencia en los movimientos.

Acto seguido, nos basaremos en los consejos propugnados por el exnadador olímpico y campeón mundial, el británico James Hickman, para que puedas comenzar a practicar el estilo a mariposa de una manera gradual y efectiva.

Cómo nadar a mariposa adecuadamente

Según James Hickman, el nado a mariposa comprende diferentes fases o etapas que enumeramos a continuación:

  • Fase 1: Uno de los puntos fundamentales para nadar a mariposa es que los brazos deben salir del agua a la vez. Además, no deben ser arrastrados por el agua cuando se está en la fase entre las caderas y la posición de entrada. Dentro del agua, las manos deben estar por delante de los hombros y moverse hacia los pies. Si utilizas la cabeza en la posición correcta podrás nadar con un desplazamiento mucho más fluido, logrando una ondulación adecuada en tu cuerpo.
  • Fase 2: Cuando la manos se hallan en el agua, tu cabeza también debe estar sumergida, con la barbilla tocando tu pecho. Cuando tus manos estén a la altura de los muslos debes alzar tu cabeza gradualmente hacia adelante para entrar en la fase de respiración, mientras sacas los brazos del agua. Es fundamental mantener las piernas en movimiento, estando éstas cercanas pero no pegadas. La acción en las piernas también ayudará la ondulación y a empujar al cuerpo a través del agua.
  • Fase 3: Esta fase consiste en pulir detalles para perfeccionar la técnica. Te recomendamos que la posición de las manos dentro del agua y el movimiento de los brazos se asemejen al ojo de una cerradura. Lo más complejo se trata de la coordinación de movimientos en el orden correcto, ya que a medida que el cuerpo se cansa se pierde el balance. Tu objetivo debe ser conseguirla durante el mayor tiempo posible.

Ciclo del nado a mariposa

En síntesis, y según las recomendaciones de este experto olímpico, el ciclo del nado a mariposa es el siguiente:

  1. Impulso con las piernas.
  2. Entrada y movimiento de manos por debajo del agua.
  3. Impulso mediante las piernas.
  4. Sacar las manos, pasándolas por encima del cuerpo.
  5. Mantener la cabeza bajo el agua hasta que las manos estén cerca de los muslos.
  6. Respirar de forma rápida y acompasada

Fuente: natacioncs.com