Síguenos en:

Nadar con una Pelota de Tenis: 2 Ejercicios muy efectivos

Hoy vamos a proponer dos ejercicio de natación usando pelotas de tenis que son muy efectivos. El primero ayuda a mejorar la posición de la cabeza en el estilo braza, mientras que el segundo, nos ayuda a mejorar el agarre.

Colocar la pelota de Tenis en la Barbilla

El primer ejercicio, consiste en colocar la pelota de tenis en la parte delantera del cuello y sujetarla con la barbilla mientras nadamos a braza.

El ejercicio de nadar con la pelota de tenis en la barbilla es un ejercicio ampliamente utilizado en la comunidad de natación, y por una buena razón. Fija la posición del cuerpo y la cabeza, junto con el hecho de que obliga a un nadador a mantener una línea de transmisión más estricta.

Estos son algunos de los atributos más importantes para tener un estilo de pecho eficiente que ahorra energía y permita más velocidad.

En los nadadores más inexpertos, que todavía están dominando la técnica de braza, puede ser muy común verlos nadar con la cabeza en posición vertical. Esa posición orientada hacia el frente es una posición que se adopta de forma natural, pero en realidad disminuye la velocidad al limitar la fase de propulsión y deslizamiento al final de cada golpe. 

Sin embargo, cuando se enseña la posición correcta de la cabeza, puede ser fácil para los nadadores exagerar la inclinación de la barbilla y terminar con una posición de la cabeza demasiado baja. 

La pelota de tenis ayuda a encontrar ese punto medio mientras que también refuerza la posición baja de la cabeza a medida que terminan cada golpe. Si el nadador intenta levantar la cabeza en cualquier momento del golpe, la pelota de tenis se caerá y sabrán que la posición es incorrecta.

Una excelente manera de incorporar este ejercicio es crear una competencia para ver quién puede mantener su pelota tenis durante más tiempo. Por ejemplo, ver quién puede mantener la pelota de tenis en su lugar durante 25 repeticiones o la distancia más larga.

Sujetar la pelota con las manos

Otro ejercicio que se realiza con pelotas de tenis que se hace a ritmos lentos porque si se hace rápido se descuida la técnica.

El procedimiento es muy fácil, agarramos una pelota con cada mano y nos enfocamos en sentir la posición correcta, llevando a cabo una buena respiración.

Incluso, podemos usar un pull buoy para mantener la línea recta dentro de nuestro carril. Hay que tener en cuenta que esto supone un inconveniente, pues al no poder casi mover las piernas tendremos que realizar más fuerza con los brazos. La técnica se verá reforzada, pero vamos a sufrir bastante más para completar el largo.

Al nadar con la pelota de tenis, focalizaremos nuestra atención de que es el antebrazo el que arrastra el agua, y no la mano. Como no podemos realizar el agarre tradicional con la palma de la mano, vamos a notar mejor esa fuerza ejercida por el brazo, y vamos a evitar realizar movimientos innecesarios.

También, al disminuir el volumen de agua que desplazamos, vamos a trabajar de forma inconsciente la flotabilidad: la cabeza va a posicionarse más hacia abajo, lo que nos ayudará a mantener tanto los glúteos como piernas a flote.

Cuándo nadar con la pelota de tenis

Lo mejor es realizar este ejercicio antes del calentamiento, pero antes del bloque principal. Podemos realizar series de 25 o 50 metros, y se puede hacer con variaciones. Por ejemplo, podemos agarrar solo una pelota, y mantener la otra mano libre y cambiar en cada largo.

Este tipo de ejercicio va a ayudarnos a centrarnos en las diferencias que existen a la hora del agarre entre ambos brazos. Si nuestro cerebro es consciente de estas variaciones, poco a poco vamos a pulir esos pequeños detalles que hacen que, a la larga, seamos más veloces manteniendo constante el esfuerzo.

Fuente: natacioncs.com

Menú Principal