Síguenos en:

Los errores más comunes en el estilo mariposa

El estilo mariposa, quizá sea el estilo más complejo a la hora de nadar. Requiere de mucha fuerza además de un elevado nivel de técnica bastante refinada. Este es el segundo estilo más rápido, justo por detrás del estilo crowl.

En este estilo, el nadador se coloca boca abajo y realiza movimientos simultáneos de ambos brazos seguidos de la patada de delfín mientras que con el cuerpo se realizan un movimiento ondulante en forma de “s” tumbada.

Por lo tanto, se caracteriza por el movimiento simétrico de brazos y piernas. No debe de existir ninguna fase de “punto muerto” entre brazada y patada. Por todo ello, requiere una coordinación excelente por parte del nadador.

Si analizamos detenidamente este estilo, los errores más frecuentes en el estilo mariposa que solemos observar son:

Errores en la brazada:

  • No arrastrar el empuje hasta los muslos. Muchas veces, no acabamos el movimiento y empezamos a mover los brazos para dar una nueva brazada a la altura de la cadera. Es muy importante arrastrar el agua hasta la zona de los muslos.
  • Separar los dedos. Es el error más frecuente en cualquier estilo. A la hora de nadar, necesitamos tener los dedos juntos y mantener la mano en forma cóncava para arrastrar el mayor nivel de agua posible.
  • Realizar las brazadas en intervalos. Hay que hacer los movimientos seguidos (brazada-patada, y acompañar ambos con el movimiento ondulatorio del cuerpo) sin realizar pausas entre movimientos.
  • Elevada flexión del codo en el recobro. En ocasiones tendemos a flexionar el codo demasiado, haciendo que el movimiento de la brazada sea más complicado y más lento.
  • No dejar la palma hacia arriba, después del empuje. En la brazada se distinguen dos fases (tracción y recobro). En la fase de tracción (que es la fase acuática), el posicionamiento de la palma de la mano va cambiando a medida que se van realizando sus subfases (agarre, tirón y empuje), aunque la característica principal es que la palma va hacia abajo y hacia atrás. En la subfase de empuje, la palma de la mano mira hacia atrás (y es cuando se aprovecha para salir a respirar). Acabada esta subfase, la palma debe de quedar un instante hacia arriba para que la aerodinámica sea más efectiva y se arrastre el mayor nivel de agua justo antes de empezar la fase de recobro aéreo. A veces, esta fase de arrastre nos la saltamos y el nado es mucho menos eficiente.

Errores en la patada:

  • No juntar las piernas. Es un estilo que requiere mucha resistencia y a veces cuando estamos cansados no mantenemos ambas piernas juntas y paralelas.
  • Tener las caderas muy profundas. Hay que mantener el cuerpo medianamente recto y evitar hundir las caderas en exceso. Este error se observa fácilmente si cuando estamos respirando, los pies salen del agua.
  • Nacimiento de la patada. Con frecuencia podemos observar como la patada empieza en las rodillas, cuando debe de empezar desde la cadera acompañando al movimiento ondulatorio del cuerpo.
  • Tensar los pies. Debemos de dejar los pies relajados y que acompañen el movimiento de la patada. Si los dejamos rígidos, frenamos la hidrodinámica y el deslizamiento en el agua después de cada patada, es menor.
  • Movimiento alterno de las piernas. Ambas piernas tienen que realizar la patada a la misma vez (junta y paralelamente, como hemos dicho arriba).

Errores en la respiración:

  • Inspiración tardía. Si esperamos mucho para inspirar, no nos dará tiempo a coger suficiente aire y haremos los movimientos de brazada-patada más rápido de lo normal y sin arrastrar la mayor cantidad del agua que podamos, para salir a respirar antes.
  • Inspirar demasiado rápido. Otro error frecuente es inspirar muy rápido, no fomentando la capacidad pulmonar. Es necesario tomar aire de forma continua y durante todo el rato que tenemos la nariz fuera del agua.
  • Espiración cuando estamos fuera del agua. Es necesario espirar cuando estamos en la fase de recobro, echando el aire de forma continua. Esto aumenta la capacidad respiratoria a la hora de nadar, por lo que aumenta el rendimiento y la resistencia.

Errores en la coordinación:

  • Llevar a cabo la patada y la brazada simultáneamente. El estilo mariposa requiere un elevado nivel de coordinación de todos los movimientos. Se realiza primero la brazada, acompañando el movimiento con el tronco para acabar dando la(s) patada(s). Una vez realizado el movimiento completo, se vuelve a iniciar sin pausas.
  • No realizar la patada. A veces, y sobretodo en los nadadores que se están iniciando en este estilo, observamos que no realizan la patada. Se está tan concentrado en el movimiento de la brazada, que la patada se queda atrás. Es muy importante realizar ambos movimientos para que el deslizamiento en el agua sea efectivo.
  • Realizar solo una patada. Aunque está permitido dar sólo una patada, lo ideal es dar dos patadas por cada brazada. La primera patada se da cuando la brazada va a iniciar la fase de empuje. Esta patada es menos potente y más corta.
  • No aprovechar el punto óptimo para dar una patada. La segunda patada, la cuál es mucho más potente y larga, se debe de realizar cuando está terminando la fase de empuje. Esto permite que no se hundan las caderas.

Fuente: natacioncs.com