Síguenos en:

Las ventajas de contar las brazadas

Seguramente habrás visto competiciones de natación, en la que algunos nadadores pierdes porque realizan toques largos o muy cortos a la hora de hacer el viraje en la pared. Seguro que te has preguntado que cómo se puede evitar esto, y la respuesta puede estar en contar las brazadas.

El conteo de brazada tiene muchos beneficios:

Conocer qué frecuencia de brazadas vas a necesitar para nadar alritmo de tu carrera.

Para conocer o memorizar nuestro ritmo puede ser ventajoso el conteo de brazadas, ya que sabremos qué frecuencia tendremos que usar para mejorar una marca o tan solo para “reservarnos” para una final.

Conocer a cuantas brazadas estamos para llevar a cabo nuestro viraje perfecto.

En muchas ocasiones hemos visto a grandes nadadores perder debido a malos virajes. Por poner un ejemplo de ello, podemos recordar a Pieter Van Den Hoogenband en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, cuando nadaba contra con Ian Thorpe, y realizó un último viraje en el cual se quedó “largo”, y que provocó que perdiera las posibilidades de ganar la medalla de oro e incluso, peligró su segundo puesto.

Contar las brazadas aporta más seguridad, ya que podemos conocer cuantas necesitamos para llegar a la pared y con esa información realizar el mejor viraje posible. Con un mal viraje no solo podemos llegar “tarde” a la pared y perder la carrera sino que además pueden descalificarnos, por ello es importante contar las brazadas.

Nos ayuda a cerrar una carrera de la mejor manera posible sin quedarnos largos o cortos al tocarla placa.

Al igual que al hacer un mal viraje, podemos llegar a perder una carrera, ocurre con la brazada de cierre de de la prueba.

Este problema se puede ver en los cierres de carreras de los diferentes estilos, tanto mariposa, pecho como espalda. Es común ver nadadores/as no dar bien el toque y a perder carreras o incluso podios.

Un ejemplo de un nadador, que ha sorprendido tanto de forma positiva como negativa es  Michael Phelps quien en Roma 2009 gano su carrera gracias a la ejecución de un perfecto cierre de carrera contra Cavic. No obstante, en 2012 perdió una carrera al calcular mal la distancia del toque final contra el nadador Chad Le Clos.

Te ayuda a ser más eficiente eficientes a la hora de nadar tus pruebas.

Contar el número de brazadas te hará más eficiente, ya que puedes conocer la cantidad mínima de brazadas que debes hacer, teniendo así un mejor agarre  en el agua. Esta técnica es muy utilizada por nadadores de medio fondo o fondistas, ya que usan menos frecuencias de nado que los nadadores de 50 libres o 100 libres.

Una forma de controlar las brazadas es mediante el siguiente cálculo:

Para piscinas 25 metros: Alta eficiencia de Brazada por distancia:

(L-P)/A

  • L= Longitud de la piscina (metros)
  • P= Distancia recorrida tras cada empuje antes de la primer brazada (metros)
  • A= Envergadura de los brazos desde la mano hasta la otra mano (metros)

Ejemplo: L= 25 metros; P=5 metros; 2 metros.

(25-5)/2 =

20/2= 10

El número que obtenemos de esta pequeña operación, es la cantidad de brazadas que debe dar el nadador o nadadora cada 25 metros, para obtener un mejor avance y mayor eficiencia en las carreras.

Fuente: natacioncs.com

Menú Principal