Síguenos en:

Hábitos higiénicos en la piscina

Si sueles ir a nadar de manera habitual, debes conocer lo fundamental que es preservar determinados hábitos de higiene en la piscina.

Hoy vamos a hablar de las claves que tienes que seguir para cumplirlos y a subrayar las ventajas que acarrean: especialmente, la prevención de problemas sanitarios como los hongos y otras enfermedades, además de un mejor uso y disfrute de las instalaciones de la piscina. Toma nota para cumplir los más importantes hábitos higiénicos en la piscina:

  1. En primer lugar, cabe destacar que el uso de gorros de piscina, chanclas y albornoces es imprescindible en este deporte, ya estés en piscina interior o exterior. Se trata de normas aplicables a cualquier complejo al que accedas. Procura que todos los elementos que uses sean de tu talla para facilitar la natación y el empleo de las instalaciones.
  2. Prepara todo el material que vayas a usar con la suficiente antelación en una bolsa exclusivamente pensada para ello, incluyendo los productos de higiene personal como la toalla, el champú o el gel de ducha con los que te asearás tras la práctica de este deporte.
  3. No accedas al propio recinto de la piscina con calzado de calle -puesto que lo ensuciarías y evitarías el acondicionamiento de la zona-. Usa siempre chanclas o en ocasiones, puedes optar a calcetines antideslizantes. Por motivos de prevención de dolencias como los hongos, no te descalces hasta entrar en la piscina.
  4. La ducha antes de ir a nadar es obligatoria y además, subrayamos la importancia del uso del gorro. Si llevas el pelo largo te recomendamos que utilices uno de tejido extensible. Si acudes a alguna clase en la piscina, puedes personalizar tu gorro de baño poniendo tu nombre, para mayor comodidad del monitor que la imparte.
  5. Cuando salgas de tu sesión de natación, abrígate de camino al vestuario con un confortable albornoz, ya que podrías pillar un resfriado a causa del contraste de temperaturas. No olvides realizar calentamiento previo y estiramientos posteriores a tu rato de nado.
  6. Sé exigente con las condiciones higiénico-sanitarias de las piscinas a las que acudas e informa a sus responsables de cualquier anomalía que detectes. Si sufres algún problema y no te atienden correctamente, solicita una hoja de reclamaciones y, si en el plazo de diez días no obtienes respuesta o ésta no es satisfactoria, acude a una Asociación de Consumidores y Usuarios, donde te asesorarán sobre tus derechos y la tramitación de tu denuncia.
  7. Si sufres algún accidente dentro del recinto de la piscina, conserva el ticket de entrada o tu carnet de socio. Y si recibes la atención sanitaria dentro de la propia instalación, procura que quede constancia de ello por escrito y además, guarda una copia del informe.

Si mantienes esta serie de hábitos higiénicos en la piscina, notarás como se incrementa tu comodidad y tu bienestar al practicar el beneficioso deporte de la natación.

Fuente: natacioncs.com