Síguenos en:

Virajes en natación

Una de las cosas que más trabajo cuesta aprender cuando se practica la natación son los virajes. Los virajes se pueden definir como el gesto que realizamos para cambiar el sentido de nuestro nado, este se realiza cada vez que llegamos a la pared de la piscina. Depende del estilo de nado que estés practicando, tendrá un viraje u otro.

Si los virajes son un ejercicio que te cuesta mucho o quieres mejorar tu técnica,  te enseñamos unas recomendaciones para que las practiques así que ¡quédate a leer estas recomendaciones y hazte con ellos!

  1. Para comenzar, mantente con los brazos lo más pegados al cuerpo que puedas y el cuerpo estirado. En el momento en el que te acerques a la pared intenta dar una patada de mariposa, esto te ayudará a que tu giro se inicie de forma más rápida y además será más fácil ya que necesitará utilizar menos fuerzas.
  2. Los brazos deberán ir recogidos hacia el pecho conforme vayas realizando el viraje y las manos las debes llevar hacia la parte del ombligo.
  3. Al principio de comenzar el entrenamiento de los virajes, sal de espalda y después date la vuelta. Conforme hayas ido mejorando esto podrás practicar el giro estando sumergido aún en el agua.
  4. Mantén la cabeza pegada a tu cuerpo con la barbilla inclinada hacia el pecho, no la gires ni la muevas.
  5. Es posible que al realizar virajes pueda entrarte agua por la nariz, en este caso lo que debes hacer es expulsar el aire por la misma para que no tengas sensación de ahogamiento.

Estos 5 consejos están indicados para las personas que ya han practicado los virajes y desean perfeccionarlos, pero si aún no has puesto en práctica esta técnica y deseas comenzar, aquí detallamos unos pasos para los principiantes.

Los virajes contienen 5 fases en los que se realizan. Estas fases son:

  • Aproximación
  • Giro o Viraje
  • Toque
  • Despegue o impulso
  • Deslizamiento hacia la superficie

A continuación vamos a detallar cada uno de estos pasos conforme se realizan en la técnica de Crol, cada técnica de nado tiene unas particularidades diferentes pero hoy nos vamos a centrar en esta más ampliamente.

Aproximación

Esta fase comienza cuando te faltan solo 2 o 3 metros para alcanzar la pared, aquí deberás coger aire justo antes de empezar el viraje,  debes de dar la última brazada con la mano derecha, ya que la mano izquierda se debe quedar impulsando atrás. En este momento debes mirar hacia la pared y tomar la decisión de comenzar el viraje.

Giro o viraje

Aquí ya debes mantener la cabeza mirando hacia abajo, con la barbilla apoyada en el pecho y con las palmas de ambas manos orientadas hacia abajo. Los pies y las piernas deben quedar unidos con las rodillas flexionadas.

La cabeza y el tronco deben quedar hacia abajo y la cadera hacia arriba para completar la voltereta. Sigue doblando tu cuerpo desde la cadera con un movimiento hacia delante. Conforme la cabeza se vaya quedando alejada de la cadera, impulsa agua hacia la parte de la cabeza con la mano izquierda.

A continuación el cuerpo gira sobre su eje longitudinal gracias a la acción de la mano derecha que seguirá mirando hacia dentro. Debes realizar un movimiento circular con esta para que este giro sea posible. Los pies deben quedar desplazados hacia la derecha y no exactamente alineados con el cuerpo ni pasar sobre la cabeza. Una vez que los pies se encuentren en la superficie, recoge las piernas y lánzalas hacia la pared. En este momento tus manos deben continuar tomando dirección y la cabeza girar a la vez que los hombros volviéndose sobre el costado.

Toque

Una vez completada la voltereta, el cuerpo se sitúa para impulsarse sobre la pared. Las manos comienzan a ir hacia adelante tocándose una con la otra. El cuerpo termina de girar sobre su costado y los pies comienzan a tocar la pared.

Despegue o impulso

Cuando las piernas comiencen a impulsarse sobre la pared, los brazos seguirán el estiramiento. Para realizar un buen impulso este debe situarte horizontalmente y nunca impulsarte hacia arriba o hacia abajo. Los pies deben realizar un impulso fuerte que te haga desplazarte unos metros.

Deslizamiento hacia la superficie

Cuando termina el impulso de las piernas los brazos deben de estar completamente estirados hacia adelante con la cabeza metida entre los hombros en el momento en el que los pies dejan de tocar la pared. Debes mover los pies en mariposa para ir elevándote poco a poco hacia la superficie y así continuar con tu nado.

Debemos tener en cuenta que no es una técnica fácil, es completamente normal que el primer día no nos salga bien pero no hay que desistir, como se suele decir, la práctica hace al maestro, por lo que hay que seguir practicándola cada día y llegará el día en el que pueda dominar completamente esta técnica.

Fuente

natacioncs.com