Síguenos en:

Nada y libera el estrés

nadar

Cuando nuestra calidad de vida mejora y nuestras posibilidades físicas se fortalecen, nos sentimos más seguros.
La natación en grupo favorece la socialización y facilita la comunicación, además de reducir el estrés.

Al elevar nuestra autoestima reducimos drásticamente muchos dolores difusos que, a veces, nos aquejan. El fortalecimiento de nuestro organismo ayuda a que estemos más alertas, con más equilibrio y que tengamos un tiempo de reacción más eficiente y rápido, por lo que las caídas y golpes se reducen.

Todo con medida

Una práctica exagerada de la natación podría afectar las articulaciones en hombros, rodillas (tendinitis), o el oído (otitis), entre otros padecimientos.

Después de nadar, báñate y sécate bien, para no contraer hongos (micosis) Utiliza un calzado exclusivamente para las duchas de los vestuarios y evitarás la aparición de verrugas plantares.

La natación está contraindicada en ciertas patologías que requieren de tiempo en su tratamiento, tales como una infección pulmonar (bronquitis, crisis de asma) o una infección en anginas, faringitis, sinusitis, u otitis; algunas patologías cutáneas como los brotes de eczema.

Las personas con enfermedades que incluyen pérdidas de conciencia (como la epilepsia o algún tipo de diabetes), deben consultar previamente con su médico.

Recuerda que el estilo de crol está prohibido en casos de dolor lumbar (lumbalgias), es mejor elegir el de espalda. Para evitar lesiones musculares, es necesario alternar los diferentes estilos de natación.

Fuente: salud180.com

Menú Principal