Síguenos en:

Mitos sobre las piscinas

Si visitas frecuentemente una piscina es posible que hayas escuchado infinidad de mitos. En el post de hoy queremos hablaros 5 mitos sobre las piscinas que te ayudarán a saber cual es verdadero y cual es inventado. ¡Vamos allá!

Mitos sobre las piscinas: esperar mas de una hora después de comer

Todos lo hemos escuchado por boca de nuestros padres cuando éramos niños. A menudo nos solían decir que teníamos que esperar como mínimo un par de horas antes de pegarnos un chapuzón, puesto que podemos experimentar calambres o cortes de digestión. Lo cierto es que no hay evidencia científica que lo respalde. Sin embargo, si que es verdad que el ejercicio dirige la sangre lejos del sistema de digestión y la lleva hacia las extremidades. Por lo tanto, si nadamos después de comer y la comida está medio digerida sí que podríamos sentir nauseas.

Un olor fuerte a cloro indica que la piscina está limpia

Si bien nos gustaría creer que es verdad, no lo es. Si una piscina tiene un fuerte olor a cloro significa que se han formado contaminantes en el agua. Una piscina que tiene un fuerte olor a cloro puede tener una mayor concentración de orina y gérmenes. Cuando estos contaminantes se mezclan, la piscina se vuelve cada vez mas sucia y conllevan el riesgo de provocar infecciones. Es mucho mejor buscar una piscina que tenga poco olor a cloro. Estas indican que se encuentran bien mantenidas y es mucho mas higiénicas.

No necesitas preocuparte de ducharte antes de entrar a la piscina

Si bien no hay consecuencias directas ni inmediatas para la salud, si no pasamos por la ducha antes de entrar al agua, si que es importante que la uses antes de nadar, especialmente si hemos estado entrenando antes. El cuerpo genera sudor y puede contener restos de aceites o cremas. Así que, al menos como cortesía, es mejor ducharse antes de entrar.

Mitos sobre las piscinas: podrás ver la orina en la piscina

No hay producto químico para piscina que revele restos de orina en el agua. Sin embargo, si estas deshidratado tu orina puede tener un color mas oscuro que sí podría ser más fácil de ver dentro del agua.

El 19% de los adultos han admitido que han orinado en una piscina al menos una vez en su vida, y estamos seguros de que cada piscina puede contener restos de orina en ellas. Para evitar esto y mantener las practicas adecuadas de higiene en la piscina asegúrate de salirte de ella e ir al baño.

El pelo se vuelve verde por culpa del cloro

El color verde después de nadar es más común en personas con el pelo rubio que en personas con el pelo mas oscuro. Sin embargo, ese tintado no se debe a la concentración de niveles de cloro alto en la piscina. De hecho, ese color verdoso lo causan los metales presentes en el agua. Estos se usan para controlar el crecimiento de algas y evitar que aparezcan en el agua. El metal más común que se encuentra en las piscinas es el cobre. Este sí, es el principal causante de que tu pelo rubio se vuelva verdoso.

Para evitar que esto suceda, puedes usar gorros de natación o enjuagar bien el pelo al salir de la piscina para lavar todos los químicos y metales del agua.

La próxima vez que vayas a la piscina estarás a la altura de desmitificar muchos mitos sobre las piscinas. A partir de hoy sabrás cuales escuchar y cuales ignorar.

Fuente: natacioncs.com

Menú Principal