Natación: medidas de seguridad para prevenir accidentes en el agua.  

             La natación es uno de los deportes más practicados en esta época del año, las piscinas, playas, ríos, etc. se llenan de gente dispuesta a disfrutar del sol y del agua, pero en ocasiones este placer se puede ver truncado por no respetar las normas básicas de seguridad a la hora de practicar este gratificante deporte.

 Los principales consejos dirigidos a los bañistas y nadadores.

  1. N0 entrar de clavado. Primero conoce su profundidad, la temperatura del agua, las corrientes, oleajes, remolinos, acordonamiento etc.
  2. Los niños siempre deben entrar al agua bajo la supervisión de un adulto No entrar solos: a un que seas un buen nadador puede que surjan imprevistos o problemas en el agua si estás acompañado siempre puedes recibir ayuda, en las playas se debe nadar cerca de la orilla y nunca hacia el interior.
  3. Mojarse antes de entrar en el agua: el cuerpo debe acostumbrarse progresivamente a la temperatura del agua, si sientes mucho frío es mejor que salgas lo antes posible.
  4. Respetar las horas de digestión: evita comidas sustanseosas antes de nadar, métete en el agua después de una hora y media desde la última comida especialmente si esta está muy fría o si vas a realizar ejercicio intenso.
  1. Si hay alguien el peligro, pedir ayuda: avisa al socorrista, si no hay nadie mejor preparado que tú no realices el rescate sin pensar, analiza los medios y tus posibilidades antes de actuar, en muchas ocasiones una situación de peligro termina con dos ahogados (el accidentado y el rescatador desesperado sin formación ni conocimientos adecuados).
  2. Siempre deben usar chaleco salvavidas en lugares abiertos y revisar que estén en buen estado.
  3. No entrar al agua de noche o con lluvia.
  4. No exponerse demasiado tiempo al sol.
  5. Si la piscina esta cubierta con una lona no intentes meterte ni saltar encima de ella, podrias caer al agua y luego no poder salir.
  6. Respetar las normas del servicio de salvamento acuático: considerando como normas generales las siguientes:

 –  En piscinas:

No empujar a los demás, no saltar sin antes asegurarse que no hay nadie bajo el agua, no hundir a los demás y cumplir las normas de higiene y régimen interno de la instalación.

–  En playas:

Nadar en zonas vigiladas por especialistas, respetar las banderas , no alejarse de la orilla, no bucear en fondos desconocidos o sin visibilidad suficiente, conocer las mareas, oleajes y corrientes, tener cuidado con cuevas, redes, algas, etc.