Síguenos en:

5 ejercicios que mejorarán tus remadas

Es importante que cuando estemos nadando, experimentemos buenas vibraciones, sintamos que lo que estamos haciendo lo hacemos bien y disfrutemos con ello. Muchas veces esto no es así y puedes sentir frustración al ver que por más que intentas mejorar tu técnica y avanzar rápido no lo consigues. Esto es más común de lo que imaginas y se debe a varios errores en lo que se refiere a la técnica:

Por un lado puede ocurrir que cuando aprendes a hacer ejercicios de técnicas, no te enseñan bien como realizarlos, por lo que cuando los practicas no consigues resultados y realmente no te sirven para mucho.

Por otro lado es muy importante realizar ejercicios de remadas. Los ejercicios de remadas mejoran considerablemente la propiocepción* del organismo en cada brazada.

Otro error puede ser que no se preste demasiada atención cuando se ejecuta una técnica ni cuando se deben hacer los movimientos correctamente. Una señal de que las cosas no van del todo bien es cuando se sobrecargan los músculos en mitad de un ejercicio, o cuando las extremidades están presionadas, estas son pistas que nos indican que los ejercicios no se están realizando de manera adecuada.

*La propiocepción: Es la capacidad de percibir como se encuentran los músculos y la posición de estos. La propiocepción necesita de la atención a las sensaciones corporales ya que cuanta más información obtengas mejor vas a poder moverte. En natación esto se traduce en la sensaciones de presión de la mano al nadar, esto te ayudará a avanzar con cada brazada.

Para incrementar la propiocepción se utilizan los ejercicios de remadas, estos ejercicios se basan fundamentalmente en mover las manos y los antebrazos para conseguir dos objetivos principales:

Primero: Certificar la sensación de presión de las manos cuando estas se encuentran debajo del agua.

Segundo: Posicionar las manos para que puedas avanzar todo lo que puedas en las distintas direcciones que desees.

Recomendaciones antes de empezar a practicar las remadas:

  • Se recomienda empezar a realizarla antes de que empieces a nadar para evitar todo tipo de fatiga.
  • Utilizar un tubo de respirar cuando no se es capaz de tener el cuerpo horizontal en el agua y tiendes a subir la cabeza.
  • Esta técnica podrás aumentarla conforme más nivel vayas adquiriendo y a mucha más intensidad. También podrás incorporarlas al final de tus sesiones de natación.
  • Se recomienda finalizar los entrenamientos con un nado completo para poder poner en práctica lo aprendido en las técnicas de remada.

A continuación pasamos a exponer en que van a consistir los 5 ejercicios de remada:

Remada de Agarre

Esta remada se utiliza para ayudar a incrementar las sensaciones de presión al inicio de las brazadas.

Para ejecutar este ejercicio nos pondremos boca abajo, la cabeza, los hombros y la cadera y los pies deberán estar alineados.

Los brazos se mantendrán extendidos  y una vez así comenzaremos a mover las muñecas y las palmas de las manos dibujando ochos, mientras hacemos esto, mantendremos los codos siempre a más altura que las manos y avanzaremos hacia adelante todo lo que podamos.

Remada de tirón

Este ejercicio se utiliza para incrementar la sensación de presión en mitad de una brazada.

Para realizarlo nos pondremos en la misma posición que en el primer ejercicio, boca abajo con la cabeza, los hombros, la cadera y los pies alineados. Aquí mantendremos los brazos flexionados en 90 grados con los codos y comenzaremos a mover los antebrazos y las manos dibujando un 8 dentro y fuera. Aquí también avanzaremos todo lo que podamos hacia delante. Las palmas de las manos deben de estar mirando hacia la parte de atrás.

Remada simultanea de empuje

Esta remada ayuda a mejorar las sensaciones de presión al finalizar la brazada.

En este ejercicio nos colocaremos boca abajo con la cabeza, los hombros la cadera y los pies alineados, al igual que los ejercicios anteriores. Los brazos deben de estar bien pegados al cuerpo y una vez así, los estiraremos hacia atrás. En esta posición se avanzará todo lo que se pueda. Las palmas de las manos deben estar orientadas hacia la superficie del agua, y se colocarán a la posición del inicio, de canto, para así no ejercer tanta resistencia.

Remada completa

Este ejercicio mejora la sensación de presión de toda la brazada.

Para ello nos colocaremos en la posición que hemos estado ejecutando en los ejercicios anteriores y lo que haremos será ejecutar cada una de las remadas de manera seguida, en primer lugar ejecutaremos la remada de agarre, de ahí pasaremos a la de tirón y terminaremos por la simultanea de empuje. El movimiento siempre será el de remada y procuraremos avanzar todo lo que podamos. Los codos deben de estar situados más altos que las manos y las palmas mirando hacia atrás.

Remada Boca Arriba

Para terminar los ejercicios de remadas, la remada boca arriba se realiza para incrementar las sensaciones de presión de los músculos contrarios, sirve para compensar los ejercicios anteriores.

Para realizarlo nos pondremos boca arriba, alineando los pies, la cadera, los hombros y la cabeza. Las palmas de las manos estarán hacia afuera para poder avanzar a la dirección que apuntan los pies. El cuerpo debe de mantenerse en tensión por lo que no deberemos hundirnos.

Esperamos que estos ejercicios te ayuden con tus brazadas, practícalos diariamente con la ayuda de un entrenador para que puedas ver resultados y sobre todo para que puedas realizarlos correctamente.

Fuente

natacioncs.com